El tiempo niño y la niña de mis ojos

 
Este tiempo tan niño, que juega conmigo, me roba el presente, me deja solo recuerdos de momentos tan perfectos. Me espera por la mañana, no, no me espera, me agarra por las manos y me lleva por caminos desconocidos, por días azules, por noches, por tempestades, por primaveras y veranos. Este tiempo niño, me lleva en sus alas en un vuelo magico por lo infinito ilumiado y por mares inquietos. Él hace grandes mis sueños, siembra en mi pecho deseos tan intensos, tan tensos, me hace nostalgica. A veces me devuelve por algunos instantes la infancia que otrora me robó, porque también quiere sonreir.

Este tiempo niño, me obsequia después que se mueren las madrugadas serenadas, con el nascimeniteo del sol, y aunque la llúvia caiga y yo no pueda verlo, sé que él está allá. Este tiempo niño me ha dado y me llevado tantas cosas. Pero hay una que él no pudo sacar de mi: la niña de mis ojos, esta él no pudo llevarla, y por la premera vez sientió el dolor, porque apasionose por ella. Sí, la niña de mis ojos conquistó el corazón de lo insensible tiempo. Me parece que él está sufriendo, yá que no pudieron querdarse juntos, porque él tenia que seguir su destino, entonces él pasó, su corazón se rompió, su amigo viento hasta le sopló a los oídos, algunas palavras que serviranle de consuelo, y así él se puso un poco mas leve para proseguir rumbo a las dudas, a cual ahora era sometido.

En cierto momento pensó en como era pequeño, delante de los secretos de la vida. Hasta él, siempre tan imponente, intocable, soberano, ahora nada mas es, que un tiempo triste, desengañado por un amor imposible. La niña de mis ojos nada puede hacer, a mi tan poco a final es através de ella que veo el mundo, sin ella no puedo vivir. Ella sabe y el tiempo tambien, que jamás volveran a encontrarse, yá que él no puede más volverse y ella no puede salirse de mi. Mientras ella lo espera, en vano es claro, en cada brisa, en cada eclipse, en cada aurora, este tiempo niño, antes tan travesio y apartadizo y ahora tan sensible, en consecuencia de un amor.

Comentários

Postagens mais visitadas deste blog

Maria e José

É preciso insistir - sempre

Adeus, João de Deus